La alineación en la tecnología del sonido

Autor: Gabriel Solsona .TVE
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hola a todos.
Hoy, espero empezar una de las técnicas que más he desarrollado en mi carrera profesional y que curiosamente no se ha utilizado mucho hasta la fecha. Se trata de la alineación de los captadores o dicho de otra forma,la compensación de los micrófonos para conseguir coherencia sonora. ¿Y para qué sirve esto? Pues para conseguir un mejor sonido, más nítido y elaborado. Ciertamente, este concepto no era muy manejable en la era de la tecnología de sonido analógica, pero hoy en día es fácil ¡y divertido! Qué alegría cuando se junta la diversión con la profesión ¿no?

El problema de la incoherencia sonora se presenta cotidianamente en el momento que mezclamos dos o más micrófonos en el mismo escenario acústico. Ejemplos hay de sobras, pero pongamos unos cuantos:

  • Varios interlocutores próximos cada uno de ellos con un micrófono de solapa.
  • Toma multimicrofónica en un concierto de música clásica (sin refuerzo electroacústico) con un par principal y varios micrófonos de apoyo puntuales.
  • Micrófonos de toma de ambiente (audiencia) en un lugar con o sin refuerzo electroacústico.
  • Etc.

Este efecto consiste en lo que podemos denominar ‘la contaminación acústica’.

La tecnología del sonido consiste fundamentalmente en disponer de micrófonos para captar fuentes. Esto es sencillo de entender, pero los problemas aparecen cuando tenemos varias fuentes sonoras bastante cerca entre sí o bien una fuente sonora dominante, es decir, más sonora que el resto. Los micrófonos empiezan a captar lo que desean, es decir su fuente, y lo que no desean, es decir las fuentes vecinas. Puede parecer que esto no es un problema, pero si aludimos al tema anteriormente expuesto -el microtiempo- observaremos que la velocidad de propagación del sonido que es muy lenta junto con las características perceptuales de la audición humana hagan que la suma de una señal consigo misma retardada mínimamente haga que el resultado sea extraño para nuestro cerebro.

Esta cualidad de la percepción humana –relacionada con el efecto Haas– es la que nos sirve para ubicar espacialmente las fuentes. Un naturalista diría que es un mecanismo de adaptación a la naturaleza para saber por dónde viene el león y correr hacia el lado contrario. Por tanto, los retardos en el intervalo del microtiempo es una herramienta poderosísima que podremos conseguir obtener un sonido realmente a la altura de los tiempos que corren si sabemos manejarla. Puedo augurar que todo lo que voy a presentar en las futuras publicaciones, será una técnica que se convertirá en habitual en medio plazo. Se empezará como una técnica utilizada en las grandes y costosas producciones y se extenderá paulatinamente al resto.

El problema de la contaminación acústica es tan viejo como la tecnología del sonido, y para paliarla se han utilizado varias técnicas, que os relato brevemente:

  • Aproximación de los captadores (micrófonos) a las fuentes para mejorar la relación fuente sonora deseada respecto a la fuentes no deseadas.
  • Utilización de diagramas polares de captación (Por desgracia, hoy en día siguen siendo curvas polares de primer orden -omni, cardiode, hiper y figura de ocho- excepto los cañones y las parábolas que son un tímido intento de mejorar la directividad, pero de ello hablaremos otro día. Esperaremos los que los DSP y los captadores multimicrofónicos nos pueden ofrecer en un futuro no muy lejano).
  • Separación de las fuentes sonoras o su aislamiento, cuando ello es posible.
  • Minimizar el impacto del refuerzo sonoro. Siempre he sido un entusiasta de la monitorización por audífonos en vez de las ‘contaminantes’ cuñas de escenario
Anuncios