La coherencia sonora y la alineación temporal

La coherencia sonora y la alineación temporal Ya hemos pasado el examen de madurez del audio digital. Las técnicas que usábamos en el audio analógico siguen siendo válidas hoy en día, pero debemos acoger nuevas técnicas que, o bien solo eran un sueño en la era de la tecnología analógica o bien muy difíciles de aplicar. Este es el caso de la coherencia sonora o la alineación temporal. Pero, ¿de qué va esto de la alineación temporal? Bien, podemos entender este concepto uniendo, como siempre, la percepción sonora con la producción sonora. Nosotros, como seres que percibimos, es decir, que oímos lo que nos rodea, nos encontramos en un solo sitio en un momento dado. Esto es claro. Sin embargo, la tarea de la producción de sonido es captar fuentes de diferentes lugares y mezclarlas según llegan en el tiempo. Si las señales no tienen ninguna relación entre sí, por ejemplo, si micrófono en un estudio con otro micrófono en otro estudio, o un corresponsal en un sitio remoto con un presentador en un plató, evidentemente no hay ninguna similitud entre ellas. Pero el resto de los casos lo que capta un micrófono es bastante similar a lo que capta otro micrófono, porque están en un mismo entorno. Es lo que conocemos como lo que «se cuela» en un micrófono de las fuentes no deseadas. Ejemplos de ello, es lo que se cuela de la caja en el micrófono del charles o lo que se cuela de megafonía en el micrófono del cantante. Otro ejemplo, lo que se cuela en un micrófono lavalier de un interlocutor de otra persona que está al lado. Una de las maneras de solucionarlo clásicamente es utilizar captadores con patrones polares direccionales. Sin embargo vamos a reflexionar de cual es el problema cuando sumamos las señales. Pues simplemente que estamos sumando lo que se cuela de otros micros con las fuentes que deseamos en diferentes tiempos. Siguiendo la vieja teoría de que «si no puedes con tu enemigo, alíneate con él» podemos dar una solución contundente al problema. Y no es más que compensar el retardo de llegada de la relación de señales deseadas con las que «se cuelan». Si además tenemos en cuenta los principios psicoacústicos de audición y la teoría del microtiempo, tenemos ante nosotros el arma más potente y que no se ha usado hasta la fecha que nos puede ofrecer la tecnología actual y todo el potencial de la teoría perceptual. Pero todo esto lo desarrollaremos en el seminario que IAF nos ha brindado. Como línea final otra reflexión ¿Porqué las mesas digitales tienen por defecto una compensación de tiempo (un delay) en cada canal, en cada bus y en cada salida? ¿Los fabricantes han vislumbrado este concepto?
Autor: Gabriel Solsona

Anuncios