Diseño de sistemas. Caso Práctico

Autor: Jorge Grence. Instructor Graudio Institute

PLANTEAMIENTO DE UN CASO PRÁCTICO DE DISEÑO.

El planteamiento del siguiente caso pretende ilustrar todos los conceptos desarrollados sobre diseño de sistemas de sonido de forma somera. El primer aspecto que hay que aclarar es la ausencia de una fórmula mágica que resuelva todos los problemas que pueden plantearse a la hora de cubrir una gran área de audiencia. Normalmente, lo máximo que podemos tener claro es un procedimiento que, además, varía en función de la aplicación principal del evento y, sobre todo, de las características estructurales del espacio que queremos cubrir. Por lo tanto, el proceso se basa en el planteamiento de interrogantes y posibles soluciones a los mismos, teniendo siempre claro que la máxima del trabajo de diseño es conseguir el mejor despliegue posible sin esperar que éste sea perfecto, sobre todo si incluimos factores espúreos a este caso práctico, pero que debemos tener muy en cuenta en el día a día, como son los condicionantes comerciales del rider, presupuesto, interacción con otros grupos de trabajo etc.

En el caso que planteamos, para lograr una mayor simplicidad, partimos de un área diáfana y exterior. Sin problemas, por tanto, derivados de la acústica o de las posibles zonas de sombra surgidas de irregularidades del recinto.

Planteamientos previos.

Como es lógico, y tal y como apuntábamos más arriba, como paso previo hay que plantearse una serie de interrogantes, que en nuestro caso reduciremos a dos: ¿Qué nivel de presión sonora quiero conseguir? ¿Cuál es la variación máxima en cuanto a presión/frecuencia a la que permito llegar a mi sistema?

En nuestro caso nos marcaremos una presión sonora de entre 100 y 110 dB y una variación máxima de 10 dB en el margen de frecuencias entre los 100 Hz y los 16kHz.

También como planteamiento previo, añadiremos que en este caso, por las características de la aplicación que utilizaremos en la predicción, debemos saber que seremos nosotros los que integraremos la predicción en planta y en alzado. Para ello la mejor herramienta es nuestra propia experiencia.

Definición de los subsistemas.

Como primer paso, analizando las distintas áreas de audiencia conque nos vamos a encontrar, definamos los subsistemas que compondrán nuestro diseño para luego trabajar sobre esa estructura y modificarla por la vía que nos indiquen las distintas predicciones del programa.

En la figura anterior se pueden observar las características principales del área que queremos cubrir. Como decisión preliminar, que luego someteremos al examen de la predicción, decidimos colgar un sistema principal apoyado por un frontfill para las primeras filas y un outfill para las zonas más alejadas del eje de radiación del sistema principal. Obviamente, nos faltaría el apoyo de subgraves, pero esa parte no la vamos a tener en cuenta en esta ocasión por considerarla suficientemente desarrollada en partes anteriores.

La decisión de la magnitud de los subsistemas de apoyo dependerá del sistema principal elegido, que a su vez se basa en la experiencia previa.Gracias al óptimo dimensionamiento de los mismosconseguiremos una variación mínima de respuesta en frecuencia si comparamos áreas cubiertas por distintos subsistemas.

A partir de este momento, y al ser todos los sistemas simétricos en L y R, realizaremos todas las predicciones obviando uno de los lados, excepción hecha del frontfill, por sus características específicas.

Frontfill

El primer análisis a tener en cuenta para decidir si es necesaria la configuración de un frontfill será la respuesta en frecuencia en las primeras filas, donde podemos observar una importante caída de frecuencias altas como consecuencia de la atenuación del arreglo principal en la difusión lateral de dichas frecuencias.

Sin embargo, no basta con elegir cualquier conjunto de elementos. Como se puede observar, cuando el frontfill está sobredimensionado, su capacidad para generar ripple en áreas de audiencia lejanas a su cobertura teórica es muy importante. Por tanto, siempre habrá que tener en cuenta la optimización de su nivel relativo para que no contamine en las áreas de cobertura del arreglo principal.

Las medidas que podemos tomar son la atenuación del frontfill para que no contamine, así como su alineamiento temporal con el principal.

Out fill

La causa de diseñar un out fill es muy parecida que en el caso del frontfill, ya que la pérdida en frecuencias altas siempre es mayor. Sin embargo, a esto habría que añadir una pérdida de presión general en todas las frecuencias.

En el caso del diseño del out fill, la primera decisión que se nos plantea es la siguiente: ¿merece la pena un arreglo asimétrico por las diferencias de tiro o bien es mejor optar por un arreglo más simétrico, lo que sin duda nos ahorra tiempo en el proceso de alineamiento y optimización?

No se pueden sacar conclusiones claras en este respecto, ya que a la posible mejor calidad del arreglo simétrico hay que contraponer un aumento claro del presupuesto y posibles problemas derivados del exceso de presión en un tiro más corto.

En las siguientes diapositivas se examinan ambos casos, dejando que sea cada uno el que decida la mejor opción.

Como puede verse en las siguientes figuras, la respuesta en el eje del out fill es mejor en la opción 2, es decir, el arreglo simétrico en el que el modelo de out fill y del principal es el mismo.

También en el límite lateral del área de audiencia la respuesta es mejor cuando combinamos dos modelos iguales, que si estos son distintos. Obviamente, hay que pensar que, durante el proceso de optimización, la respuesta de la opción asimétrica podría mejorar.

 

Anuncios